Publicaciones

DIAGO: descendencia artística

Diago, la descendencia artística: Roberto (abuelo) y Juan Roberto (nieto), se reúnen por segunda vez en una exposición en Cuba. Se trata de Homenaje, excelente muestra abierta en la galería Manuela de la UNEAC, sita en calle H no. 406, entre 17 y 19, Vedado) con la que reverencia –arte mediante– al Centenario del natalicio de ese gran creador que fue Roberto Diago Querol (La Habana, 1920- Madrid, 1955).

Homenaje: memorias y reverencia

En su más reciente, y excelente muestra, que acoge la galería Villa Manuela, de la Uneac, Roberto Diago abraza también desde el arte a ese gran creador que fue Roberto Diago Querol, su abuelo

Como sucede muchas veces en la plástica, se nos presenta una especie de narración compleja, o una síntesis que roza el minimalismo y nos obliga a imaginar lo no representado o, a la inversa, representar lo inimaginable…

Juan Roberto Diago: «Me considero un luchador por la justicia»

El artista Juan Roberto Diago Durruthy rinde homenaje a su abuelo Roberto Diago Querol (1920–1955), con una exposición que más allá de recordar el centenario de uno de los imprescindibles de las artes visuales cubanas, resulta un puente entre la obra de los dos creadores.

Diago, entre nosotros, otra vez

Cualquiera que fuese el rasgo distintivo de las obras que integran la exposición que inauguró Roberto Diago en la galería Villa Manuela, de la Uneac, lo cierto es que el disfrute por el numeroso público admirador de este joven artista no se hace esperar.

Vista parcial de la exposición ‘Diago The Past of this Afro Cuban Present’, Lowe Art Museum de la Universidad de Miami

Roberto Diago: el médium perfecto de la comunidad afrocubana y más

Creo que fue en 2001. A Roberto Zurbano no lo dejaron entrar al Hotel Presidente porque, además de ser cubano, es negro. ¿O viceversa?[1] Sólo pudo pasar el umbral acompañado de Miguel Barnet, quien venía en calidad de vicepresidente de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba.

‘DIAGO: THE PASTS OF THIS AFRO-CUBAN PRESENT’ AIMS TO SHOW HOW PAST INEQUITIES REMAIN IN THE PRESENT

It’s not likely anyone would call Juan Roberto Diago a brilliant colorist.

Rather, his palette skews more to the ashy gray and black tones of William Kentridge, who has employed charcoal drawings for years to evoke riveting dramas of injustice, inspired by his lengthy experience with systemic racist policies in his native South Africa.

Obbatalá Siempre

In this series of photographic works, Diago centered on the people in his community. To capture the images, he walked through the city with his camera and introduced himself to people he found interesting. He would photograph them, show them the photograph and ask them to provide a title for their photograph. After printing the works for backlighting, Diago built the frames from the pieces of wood found in the communities where these people lived, scratching the titles they provided into the surface of the work like graffiti.

Fragmento de la obra "Aquí no gana nadie", de Roberto Diago. Foto: cortesía de los organizadores

ROBERTO DIAGO Y EL PASADO DEL PRESENTE AFROCUBANO

Los prejuicios raciales y la discriminación que ha sufrido la población negra históricamente constituyen el leitmotiv de Diago: The Pasts of this Afro-Cuban Present, la más reciente muestra del artista cubano Juan Roberto Diago, expuesta en el Lowe Art Museum, de Miami, hasta el 19 de enero de 2020.

Juan Roberto Diago elige las cicatrices dejadas en su Cuba natal

"Diago" llega a Lowe gracias en parte a la colaboración con el Museo de Arte Contemporáneo de Miami de la Diáspora Africana (Miami MoCAAD) y el Instituto de Investigación Afro-Latinoamericana de la Universidad de Harvard, el Centro Hutchins para la Investigación Africana y Afroamericana, y The Ethelbert Cooper. Galería de arte africano y afroamericano, donde se exhibió "Diago" en 2017.

Juan Roberto Diago Durruthy: La cicatriz como historia y sanación

La entrada a la exposición The Past of this Afro-Cuban Present, de Juan Roberto Diago, abierta al público en el Lowe Art Museum de la Universidad de Miami, es como un rito de pasaje. La pared de acceso, que es una suerte de túnel, ha sido tapizada con listones de madera reusados de procedencia diversa, unas veces en organización vertical, otras horizontal. Los colores y el estado de vetustez varían. Entre los matices naturales de la madera ajada que parecieran emular con un Pantone key de todos los colores de piel posible, saltan al ojo azules esmeraldas, y rojos sangrantes, y blancos imposibles salpicando la mirada y la memoria.